Crecimiento Personal

Somatizar

¿Yo misma me provoqué mis enfermedades?

Tuve un periodo de tiempo en donde a lo largo de un año y medio se me alborotaron todos los males, uno por uno a lo largo de los meses, en donde jamás nunca imaginé podrían entrelazarse entre sí y mucho menos que yo misma me los estuviera provocando, pero así fue y solo ahora viendo hacia atrás puedo entender e identificar como se fue desarrollando todo.

Como antesala a este blog es bueno leas mis blogs anteriores ¿estaré deprimida? y ¿14 consejos de cómo salí de mi depresión?  Para que tengas una mejor idea de mi proceso completo en esta área.

No me acuerdo el orden exacto pero maso menos así anduvo la lista:

  • Dolores constantes de cabeza, lo que me llevó luego a dolor en la parte trasera de mis ojos, que me llevo a pensar que necesitaba anteojos, y en donde salió bien mi examen de visión y hasta fondo de ojo me hicieron y todo bien, diagnóstico: mucha presión= estrés.
  • Dolores de espalda baja con lumbalgia crónica que me incapacitaban en ciertos periodos ya que hasta manejar me molestaba y al hospital terminaba para que me inyectaran para desinflamar, diagnóstico: colon inflamado y estrés.
  • Dolor intenso en mi hombro derecho que me incapacitaba a subir mi brazo y movilidad de cuello y cabeza en ciertos momentos, diagnóstico: años de trabajar como profesora y escribir en la pizarra y tensión muscular que es igual a estrés.
  • Problemas serios de estreñimiento constante (que aun lucho con eso): diagnóstico: intestino perezoso y colon irritable, ya que según me explicó el gastroenterólogo, al no saber manejar situaciones de presión o estrés el colon se ve muy afectado y científicamente aún no se encuentra explicación por qué esa parte del cuerpo se ve tan afectada pero es demasiado común.
  • Dolores crónicos en mis rodillas: diagnóstico desgaste agudo de cartílagos, pero hoy entiendo que el orgullo juega una parte muy importante con esa parte del cuerpo también.
  • Caída estrepitosa de cabello: durante meses empecé a tener una caída constante de cabello  fuera de lo normal, al punto que perdí gran parte del volumen del mismo, así mismo se me adelgazó la hebra y perdió todo brillo y vitalidad. Diagnóstico: adivina?……….estrés.
  • Resfriados constantes: diagnóstico: defensas bajas igual a estrés.
  •  Una llaga en la parte interna de mi labio inferior brotada cada cierto tiempo, diagnóstico herpes simple, provocado por estrés.
  • Infecciones urinarias y vaginales: sin causa física que lo origine,  por lo que se sugiere ser causa emocional.

Al realizar este escrito hasta avergüenza siento de compartirlo, al ver la cantidad de cosas que pasé y que hice pasar a mi esposo principalmente, siempre quejándome de una cosa u otra, gastando dinero en doctores, exámenes  y medicinas (unos fueron por medio del seguro social de mi país, pero la mayoría fue por medicina privada) .

Esto sin darme cuenta lo mal que estaba en mi interior y el poco control que tenía de mi mente ya que permitía que mis pensamientos me abrumaran y que las presiones de la vida tomaran control sobre mí, y yo ni por enterada me daba.

 Lo más triste del caso es que muchas de las enfermedades crónicas y autoinmunes, así como los diferentes tipos de cáncer, en especial el de colón se desarrollan por este tipo de situaciones.

Lo pueden creer? ¡Qué horror!

  • Por no saber manejar nuestras emociones
  • Por callar, cuando debemos hacer escuchar nuestra voz
  • Por aislarnos y buscar la “seguridad” de la soledad
  • Por no pedir ayudar, por pena o inseguridades
  • Por guardarnos todo, y creer que debemos ser súper mujeres
  • Por no saber decir que no, y querer quedar bien con todo el mundo
  • Por no hablar para “no hacer problemas”, lo cual solo empeora las situaciones
  • Por no darnos el lugar que merecemos

De esta lista no todo esto aplica en mi caso, pero les amplío el panorama por si alguna se identifica más fácilmente y ahí agrégale tú más a la lista.

Siendo yo una persona perfeccionista y controladora  cada vez que me decían que era estrés mi frustración crecía más y más y me estresaba aún más, ya que me decía que cómo era posible que no lo podía controlar, controlaba prácticamente todo a mi alrededor y esto no sabía ni por dónde empezar.

Finalmente llegó el punto de quiebre, y descubrí que estaba atravesando una depresión y somatizando físicamente.

Recuerda siempre, que tu cuerpo dice lo que tu boca calla.

 Después de recibir el proceso adecuado es que fui descubriendo todo lo que ni yo misma sabía tenía por dentro desde hacía mucho tiempo atrás y especialmente con el transcurso de las semanas, de terapias individuales y algunas en pareja, fui mejorando y la sintomatología fue bajando poco a poco.

Ahí descubrí lo que la psicóloga y el gastroenterólogo me dijeron, que como no sacaba de forma adecuada mis emociones el cuerpo que es sabio busca sacarlo por algún lado y bingo yo tenía casi todos los números del cartón.

 Estaba manifestando físicamente lo que me ocurría emocionalmente, y los padecimientos son reales, los síntomas existen, el dolor es verdadero, pero la causa no es física sino emocional.

Es increíble saber que casi el 100 % de las enfermedades que padecemos día a día tienen un factor emocional de por medio, es muy interesante revises la información que dejo en el video adjunto al respecto, y analices la conexión que existe entre tu malestar y las emociones, desde luego puede haber una causa física o genética pero investiga y analízate.

Espero esta información te sea de utilidad  y te invito a que nos compartas si te identificas en algún punto conmigo o si esto es aprendizaje nuevo para ti?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *