Crecimiento Personal

Personas Tóxicas o Comportamientos tóxicos?

Creo que todas en algún momento de nuestras vidas, consiente o inconscientemente, por elección o porque no nos queda de otra,  hemos estado en contacto con personas tóxicas.

Pueden estar dentro de nuestra familia, como vecinos, en los centros de estudio o en nuestro lugar de trabajo. Algunas las podremos evitar, otras nos veremos obligadas a interactuar con ellas en algún punto.

Quién es una persona tóxica?

Bueno en términos generales es aquella persona que con sus comportamientos y forma de ser, no te suma elementos de valor a tu vida, que no te aportan bienestar, que normalmente provocan un ambiente de incomodidad, que te restan en algún sentido (paz, alegría, tranquilidad etc).

Aquí una aclaración muy importante que creo puede ampliar  nuestro concepto sobre personas tóxicas.

Se dice por ahí que no existen personas tóxicas, existen comportamientos tóxicos.

Entendiendo esto, nos es más fácil ver desde el amor a aquella persona que desde su comportamiento posee actitudes o formas de ver la vida de forma tóxica; sin embargo ella o él como persona sigue siendo un ser humano con trabajo por mejorar, al igual que todos.

Son personas que a pesar de sus actitudes se les puede rescatar que son personas de bien, con buenos sentimientos en general, con potencial para mejorar y corregir.

Sin embargo creo que sí existen personas tóxicas, personas con falta de amor en sus corazones, con maldad en su ser, con gran falta de dominio propio, con serios problemas de autoestima, falta de valores y principalmente sin temor de Dios.

Es muy probable que este tipo de personas sean el resultado de una historia de vida tumultuosa, de una infancia de muchas carencias y de una vida sin un proceso adecuado para superar sus dificultades.

Todos los seres humanos en algún punto poseemos algunas de las características que les compartiré, así que debemos de ser muy cuidadosas para identificarlas y no caer más allá de ellas.

Si te logras identificar con una o varias de ellas puede que vayas en esa dirección y si te identificas como una persona  con comportamientos tóxicos es importante seas humilde, lo reconozcas e inicies a trabajar en ello.

Muchas veces un cambio de actitud es suficiente pero de ser más profundo hay muchas herramientas que puedes utilizar, como grupos de apoyo, terapia psicológica, consejería, hobbies, libros, en fin, dependiendo e identificando un poco que te ha llevado ahí, necesitarás la ayuda adecuada para hacer cambios.

Características de una persona tóxica o con comportamientos tóxicos:

A continuación te detallo algunas características generales de este tipo de personas.

  • Negativas: Normalmente son personas pesimistas, siempre viendo el punto negro en toda la sábana blanca, predispuestas a lo malo en la mayoría de situaciones y por ende con miedo de correr riesgos.
  • Quejumbrosas: Se la pasan quejándose constantemente por todo y nada, siempre hay algo porque expresar su malestar.
  • Poco empáticas: Poseen serios problemas para establecer amistades verdaderas, o mantener relaciones a largo plazo, ya que les es muy difícil ser empáticos con otros, siempre los demás tienen algún problema y no están a su “altura”.
  • Maledicentes: Lo que quiere decir que acostumbran hablar mal de los demás, por lo que normalmente son personas chismosas.
Muchas de ellas tratan o aparentan ser felices, siendo en realidad muy difíciles (hombre o mujer)
  • Maldicientes: Utilizan un vocabulario con maldiciones, palabrotas, frases con doble sentido o palabras soeces o indecentes.
  • Controladoras: Ejercen un control muy marcado sobre las personas que aman, al punto que no les permiten tener una buena calidad de vida, controlando en todo momento que hacen, cómo lo hacen, con quien lo pueden hacer, entre otras cosas.
  • Son envidiosas (o): Desarrollan un odio hacia ciertas personas ya que poseen cosas o situaciones de vida que ellos mismos desean para su vida y al no poseerlas no sienten alegría por lo logros del otro, sino que se convierten en sus enemigos o blancos de crítica constante.
  • Manipuladores (a): utilizan la manipulación emocional como medio de chantaje para lograr que el otro haga lo que él o ella desee.
  • Les encanta el papel de víctima: La mayoría del tiempo su vida transcurre desde la victimización, la pobrecita (o) de la historia siempre es ella y todo el mundo está en su contra.
  • Agresión verbal: Muchas veces desde la agresión verbal señalan los errores de los demás, culpando a otros y siempre eludiendo responsabilidades de sus actos.
  • Son infelices: Generalmente viven una vida infeliz, con muchas  insatisfacciones, pero diciendo que son felices.  Esto se debe a que carecen de inteligencia emocional, que consiste en la capacidad que tienen las personas para reconocer, entender y manejar sus propias emociones, así como las de las personas a su alrededor.
  • Son egocéntricas: Hablan en exceso de sí mismas.
  • Envidia y celos: Les es difícil  celebrar los triunfos de otros. La independencia y los logros de los demás son vistos como una amenaza.

Una persona tóxica o con comportamientos tóxicos no necesariamente debe cumplir con todas estas características, pueden manifestar unas y otras no, o algunas más marcadas que otras; sin embargo debes identificar hasta qué punto deseas estar expuesta a ello.  

Suave con la persona, duro con el problema

Si bien es cierto, estoy totalmente de acuerdo con esta frase y estoy aprendiendo a ponerla en práctica con quienes me rodean, el estar en contacto con este tipo de persona, nos puede acarrear consecuencias negativas.

Esto ya que nos vemos sumamente influenciadas al tipo de información que recibimos, así mismo para nadie es un secreto que un ambiente pesado le puede arruinar el día a cualquiera.

Cada quien debe hacerse responsable de sus actitudes ante la vida, y así mismo asumir las consecuencias de sus actos, por lo que debemos ser muy cuidadosas con nuestro propio proceso y que permitimos nos dañe o a qué tipo de información o comportamientos deseamos estar expuestas y a la larga estar vulnerables.

Debemos de manejar este tipo de relaciones desde el amor, desde la compasión (que no significa lástima), en donde en la medida de nuestras posibilidades podamos aportar información positiva y de valor para su ayuda.

Al mismo tiempo y dependiendo de la cercanía o relación con esa persona, el mantener una distancia prudencial no significa falta de amor hacia el otro, sino Amor Propio como prioridad y compromiso con nuestro crecimiento personal.

Muchas veces este tipo de personas aún no se encuentran listas para recibir información de valor para hacer cambios en sus vidas y es ahí en donde debemos de identificar ese tiempo y mantener de forma sana una distancia adecuada.

Todos tenemos una historia de vida, unas más difíciles que otras, etapas de nuestras vidas muy felices, pero también existen historias de etapas de terror, por lo que nunca debemos de juzgar el comportamiento de otros desde nuestras expectativas.

Debemos desde el amor enviar nuestras mejores vibras, oraciones y buenos deseos a los demás y que la vida le muestre lo antes posible la necesidad de cambio para tener una mejor calidad de vida, y esto primero aplicado a nuestra propia vida antes que a la de los demás.

Tú no puedes ni debes ser el salvador de nadie, cada quien debe buscar trabajar en su propio proceso y mejoría, sin embargo tú si puedes realizar cambios y desde tu ejemplo y testimonio y así impactar la vida de otros.

Recuerda siempre buscar ser la mejor versión de ti misma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *