Relaciones de pareja

Las 5 etapas de toda relación de pareja

 

Para todas aquellas mujeres que vivimos en matrimonio o en pareja desde hace ya varios años (20 en mi caso), creo identificaran que hay etapas, oleadas o tiempos, en donde la convivencia se hace bien pesada y difícil de llevar o también tiempos en donde sientes que tomaste la mejor decisión de tu vida y será hasta que la muerte nos separe.

A continuación te explicaré las 5 etapas que pasa todo matrimonio o relación de pareja estable, esto según lo clasifican los expertos.

Etapa 1: Enamoramiento, Transición y adaptación

Comprende de 1-3 años de convivencia.

Se vive todo lo mágico del amor, se compenetran como nunca antes, todo es maravilloso, mariposas en el estómago, príncipe azul, encontraste la madre de tus hijos, etc.

En esta etapa se vive la pasión como en ninguna otra. Es un tiempo crucial para la adaptación de uno al otro, a la nueva dinámica familiar de ambos, establecer metas y proyectos en conjunto, y se visualicen en el futuro.

Retos:     

  • Dejar de pensar en “yo” , “yo soy así”, “siempre he hecho las cosas así” o frases por estilo, porque de ahora en adelante dejas de ser “yo” para ser un “nosotros”.
  • Establecer reglas a seguir en diferentes temas como: el manejo del dinero, la familia, la sexualidad, las tareas del hogar, responsabilidades de cada quien, manejo del tiempo en pareja e individual etc.
  • Independencia de las familias: entender que ahora son una “familia” nueva y en construcción y sus respectivas familias deben formar parte de sus vidas pero no pueden seguir siendo participes de ellas de igual forma.
  • Se cae el amor idealizado hacia el otro, se nos destiñe el príncipe azul y se piensa que esto no es lo que quería para mi vida.
  • Se cae en realidad que el amor no todo lo cubre, se necesita más que eso.

Recomendaciones:

  • Se requiere de mucha paciencia, confianza, tolerancia, amor y apoyo entre la pareja.
  • Mucha comunicación y que sea asertiva.
  • Aprender a negociar y ceder.
  • Recordar por qué decidimos estar juntos.

 Etapa 2: Desilusión, establecimiento y llegada de los hijos.

Comprende de 3-10 años de convivencia.

Se empieza a dimensionar esa promesa de juntos para toda la vida y se convierte en una realidad difícil de cumplir en ciertos momentos.

Se acepta completamente las nuevas rutinas en conjunto, hay un mayor conocimiento de la pareja y pueden haber mayores discusiones o menos dependiendo de la madurez adquirida en la primera etapa.

El amor lleva más raciocinio que únicamente sentimentalismos y emociones; y muchas veces es la época para la llegada de los hijos.

Retos:

  • Se descubren hábitos, mañas, costumbres del otro que no necesariamente son agradables.
  • Se culpa a la pareja por expectativas que no se cumplieron.
  • Los hijos provocan un cambio extremo en la dinámica de pareja.
  • Se dan luchas de poder ya que cada parte cree tener la razón.
  • Las mujeres tienden a volcarse a su rol de madres y el hombre se siente desplazado.

Recomendaciones:

  • No permitir que las presiones de las obligaciones inicien un distanciamiento gradual.
  • Se debe cuidar que la dedicación a los hijos no desplace la relación de pareja.
  • Estar muy atentos a resolver situaciones, ya que la ciencia y estadísticas dicen que muchos de los divorcios se dan en el periodo de los 7 años.
  • Comprender que la maternidad y paternidad trae cambios psicológicos, fisiológicos y económicos.
  • Buscar tiempo en pareja y así manifestar admiración hacia el otro.
  • No utilizar la ley del hielo y el silencio como castigo, o la ironía en las discusiones.
  • Se debe aprender a validar los puntos de vista del otro, aun cuando no estemos de acuerdo.
Etapa 2: Llegada de los hijos

 Etapa 3: Realización o transformación.

Comprende de 10-20 años de convivencia.

Se da un análisis más profundo sobre el desarrollo personal y profesional. Se estabilizan las finanzas en el mejor de los casos.

Se está en la edad mediana de los cónyuges y puede darse con la pubertad de los hijos.  El trabajo en equipo y la estabilidad con respecto a la autoridad es muy importante en esta etapa.

Retos

  • Procurar que las dificultades con los hijos no afecten la relación de pareja, no tomar bandos sino trabajar en equipo.
  • Cuidar no caer en la rutina, que muchas veces es silenciosa y pasa desapercibida.
  • Disminuye el deseo  sexual.
  • Surgen resentimientos por sueños no alcanzados.

Recomendaciones:

  • Se deben buscar nuevas formas para redescubrirse y reconectarse.
  • Se deben buscar actividades recreativas que ambos disfruten para así poder compartir mayor tiempo juntos y fuera de la rutina.
  • Buscar tiempo a solas, sin los hijos es indispensable.
  • Se deben recuperar los detalles que se daban en la primera etapa.
  • Ser creativos y buscar encender la llama.
  • Recordar el amor inicial y recordar que amar es una decisión diaria.
Etapa 3: Redescubrirse

 Etapa 4: Estabilización, madurez y nido vacío.

Comprende de 20- 35 años de convivencia.

En esta etapa se pueden dar las “crisis de la edad” en ambos cónyugues, por lo que es un tema que se debe manejar con mucha sabiduría y madurez.

Se considera una etapa de solidez y conocimiento profundo de la pareja, existe una tolerancia mutua, se logran resolver las situaciones maduramente, se tiene una comunicación asertiva, se da mucho más el diálogo profundo, se aprende a reír de los cambios que se presentan.

Cuando las parejas han sido capaces de resolver conflictos y crisis en las etapas anteriores, este es un período de estabilización y una oportunidad para lograr un mayor desarrollo y realización personal, y como pareja.

Francisco Castañera “Ciclo de la vida del matrimonio”

También se presenta el síndrome del “nido vacío” ya que los hijos crecieron y dejaron el hogar, lo que presenta un nuevo reto a la pareja en una nueva dinámica familiar.

Retos

  • Las respectivas crisis de la edad.
  • Las personas tienden a ser más activas y sociables al contar con mayor tiempo disponible.
  • Tristeza por la partida de los hijos.
  • Aparecen dudas sobre el aspecto físico.
  • Sentimientos de soledad.
  • La pareja se encuentra uno a uno nuevamente, luego que ya no están los hijos y algunas veces descubren que son completos desconocidos.

Recomendaciones

  • Replantearse nuevas metas y aventuras.
  • Buscar actividades divertidas y en pareja.
  • Retomar proyectos inconclusos.
  • Respetar y apoyar las metas de realización personal de cada quien.
  • Salir de la zona de confort y experimentar cosas nuevas.
  • Deben tratar de mantener la conexión emocional que lograron en la primera etapa.
  • No dejar de lado el romance, el cariño, las caricias y el sexo.
Etapa 4: Nuevas metas y aventuras

 Etapa 5: Amor real, envejecimiento

Comprende de los 35 años  en adelante de convivencia.

En esta etapa se declaran un verdadero equipo,  aprendieron a dejar de lado todas sus diferencias y decidieron estar juntos no por necesidad sino porque decidieron amarse y escogerse cada día.

Aquí se declara el amor verdadero y menos del 5 % de las parejas llegan hasta este punto.

Se dispone de mayor tiempo juntos, ya que en esta etapa se da la jubilación y la presión baja considerablemente al no tener que andar en el corre, corre de la rutina diaria.

Se da mucha necesidad de apoyo y cariño de  uno al otro, las discusiones son menos frecuentes y ya no existen luchas de poder y existe una intimidad mucha más profunda que la física.

Surge una Gran felicidad que da alegría y gozo a la pareja: los nietos. Una etapa de satisfacción y orgullo de pequeños que no son su responsabilidad directa pero que se aman igual o más que a los hijos.

Retos

  • Involucrarse demasiado en el hogar de los hijos.
  • La jubilación genera tensión por la nueva rutina desconocida, o el tiempo libre.
  • Se debe estar muy pendiente de la salud.
  • Asumir responsabilidades que no les corresponda con los nietos, lo cual puede generar una nueva carga de trabajo.

Recomendaciones

  • Seguir divirtiéndose y riendo juntos
  • Continuar con las muestras de afecto, ya que siguen formando parte de la sexualidad.
  • Dejar de los hijos asuman sus responsabilidades y aprender a decir NO respecto asumir roles que ya se vivieron.
  • Vivir el presente al máximo, recordando el pasado con cariño y sin tristeza.
  • Aceptación de la vejez y preparación para la partida de alguno.
  • Buscar el equilibrio del tiempo en el hogar de los hijos y de compartir el hogar por cuestiones de la edad, tener claro los límites de la familia.

La dinámica de cada pareja es diferente y esta es solo una guía general según las estadísticas mundiales, sin embargo aunque sea con unos años de diferencia o algunos aspectos diferentes, se refleja muy claramente la vida en pareja en general.

Es muy importante identificar en que etapa nos encontramos, trabajar en ella y seguir las recomendaciones, y todavía más importante irnos preparando y tomar nota para la etapa venidera y así no nos tome desprevenidos los cambios que puedan surgir, sino por el contrario estar ya preparados para mitigarlos.

Cuéntame que tal te ha ido a ti en tu relación de pareja y en qué etapa estás?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *