Relaciones de pareja

Finanzas y Presupuesto Familiar

Un tema muy complicado para muchas familias o muy llevadero para otras, lo cierto es que todas en algún momento o periodo de nuestras vidas nos hemos visto en aprietos con las finanzas familiares.

En nuestra familia a lo largo de los años hemos atravesado diferentes etapas con este tema y es por ello que deseo compartir nuestra experiencia y conclusiones 20 años después de compartir finanzas familiares y sacar adelante nuestro hogar.

Nuestra familia consta de 4 miembros, de clase media.

Durante los primeros 17 años de matrimonio, siempre trabajé fuera de mi hogar, con horario de oficina de 8 a 5 y con un salario fijo.

En los primeros años debido a que éramos muy jóvenes (19 y 20 años) y obviamente sin experiencia alguna como pareja y prácticamente iniciando también en el mundo laboral, al mismo tiempo, cada quien manejaba sus dineros y sus cuentas y únicamente nos poníamos de acuerdo para hacer los pagos, dividiendo las responsabilidades.

Luego de la crisis del 2008 en Estados Unidos, nuestro país también se vio afectado y nuestras finanzas se desplomaron, ya que el negocio de mi esposo dejó de ser rentable, y recién habíamos decidido que yo dejara de trabajar para dedicarme un tiempo a mi segundo hijo, sumado a malos hábitos financieros que aquí les compartiré.

Los intereses por la hipoteca de nuestra casa se dispararon y fue momento de tomar medidas extremas ya que estábamos en una situación que así lo ameritaba.

Gracias a la sabiduría, tomamos decisiones oportunas para no llegar a perder nuestra casa, y poder así seguir haciendo frente a los pagos, pero sí a cambio de un cambio radical para nuestras vidas.

Tuvimos que realizar un cambio de vida que también nos llevó hacer cambios en nuestras finanzas familiares para así adaptarnos a nuestra nueva realidad y fue ahí que descubrimos los grandes errores que estábamos cometiendo.

Errores comunes en las Finanzas Familiares

  1. El manejar las finanzas de forma separada: El llevar las finanzas como individuos y no como familia en un fondo común, rompe la regla de la unidad de la familia.

A pesar que entre los dos realizábamos los pagos necesarios, siempre era “como lo tuyo y lo mío”, cuando en realidad debía ser “lo nuestro”.

Si cada quien mira su dinero como únicamente de su propiedad, porque es mi trabajo, es mi esfuerzo, soy yo el que trabajo y el que traigo el dinero a la casa, la cosa va mal.

Este es un punto sensible cuando el varón viene con crianzas o factores culturales de “machismo” y piensa que cómo él es el que trabaja y trae el dinero al hogar, es el único con derecho a decidir sobre el mismo.

Desde el momento que decidieron formar una familia y una sola carne, todo en adelante se debe ver y manejar como tal, y las finanzas no deben estar exentas de eso.

Comunicación y más comunicación es necesaria para este punto.

Lo ideal es manejar una cuenta en común para la “casa” o que de mutuo acuerdo el que haya demostrado tener una mejor administración del dinero maneje la cuenta para realizar los pagos.

2. No tener un presupuesto familiar: El no realizar un presupuesto familiar nos llevó a gastar más de lo que debíamos ya que no se tiene una visión clara de la realidad.

Es sumamente importante realizar un presupuesto familiar, el cual es muy fácil de hacer y lamentablemente nadie enseña desde jóvenes sobre su importancia, y cómo realizarlo ya sea para la vida en pareja o para tu soltería.

Donde hay orden está Dios y con eso se empieza desde cualquier ámbito, el orden nos ayuda para bien en todo.

Con un presupuesto familiar tendremos claro cuánto dinero está ingresando a nuestra familia y principalmente nos daremos cuenta de cuánto dinero fijo está saliendo por mes y así podremos disponer para cosas extras o por el contrario restringirnos en los gastos.

3. Gastar más de lo que ganamos: Al no tener un presupuesto familiar y no tener la menor idea de nuestros números, únicamente nos basamos en nuestras suposiciones financieras y es mucho más fácil complacer nuestros deseos ya que no existe una realidad que nos limite a lo contrario.

Esto se repite y se repite en miles de familias e individuos, al no tener un presupuesto nos es muy fácil hacer “números mentales” o hasta auto engañarnos para así poder comprar aquello que deseamos o simplemente llevar un estilo de vida que no podemos pagar en cierto momento.

Por el contrario teniendo ya un presupuesto establecido, esos momentos de tentación se ven limitados ya que nuestra realidad nos hace ver que “eso” no está dentro del presupuesto o que aún no es el momento indicado para complacernos.

4. El NO Apegarse al presupuesto: En un inicio hay una cierta resistencia a seguir el presupuesto a pesar de que todo está muy claro y fácil de entender.

Cuando decidimos No respetar el presupuesto familiar pensando que mágicamente algo extraordinario sucederá y si alcanzará, o que ya veremos cómo hacemos, es una irresponsabilidad de nuestra parte, ya que los números no mienten y lo único que esto provocará son angustias para el futuro cercano.

A excepción que se reciba un dinero extra en algún mes se podrán realizar gastos extras, pero igualmente bien presupuestados.

5. Uso incorrecto de las tarjetas de crédito: Para nadie es un secreto que miles de individuos y familias se han visto o están en serios problemas por uso inadecuado de tarjetas de crédito.

Esto está relacionado al punto número 3, ya que por medio de las tarjetas nos es sumamente fácil gastar más de lo que podemos pagar. El engaño mental “que luego lo podremos pagar” nos hace tomar decisiones irresponsables.

Las deudas en tarjetas de crédito suman miles de millones de cualquier moneda alrededor del mundo.

 Los seres humanos nos vemos sumamente influenciados por el consumismo y hoy más que nunca debido a la exposición de las redes sociales.

Si se decide utilizarla, lo ideal es que sea de forma mancomunada para que ambos estén en conocimiento de los gastos.

Las tarjetas son una herramienta muy útil cuando realmente se saben utilizar y se tiene el conocimiento necesario de sus características, de lo contrario mi recomendación, como nos lo recomendaron a nosotros para empezar a salir de deudas es la Tijera. Corta en dos esas tarjetas.

Como realizar un presupuesto familiar?

Para realizar un presupuesto familiar únicamente debes tener muy claro de cuánto son tus entradas (salario) y cuáles son tus salidas (gastos).

Entradas

Las entradas es el dinero que ingresa a tu hogar, por lo que se debe sumar cuánto dinero ingresa mes a mes a tu hogar, ya sea si ambos trabajan, si solo uno trabaja o si reciben algún dinero de alguna otra fuente.

Si no tienen una entrada fija mensual, sino que a veces es más, y a veces es menos, deben realizar un promedio tomando en cuenta lo mínimo que logran en un mes.

Si reciben el dinero por día, por semana, o por quincena deben realizar el total mensual para usar en el presupuesto.

Salidas

Las salidas es el dinero que se gasta en el hogar, se debe realizar una lista bien detallada de todos los gastos que hay en tu hogar, aquí puede variar en cada familia, pero se debe anotar hasta el más mínimo detalle para crear un presupuesto real de tu familia.

Te muestro un ejemplo para que tengas una idea, pero tú lo debes personalizar de acuerdo a tu realidad, quitar o agregar gastos.

Estos números No son apegados a ninguna realidad, son solo a modo de ejemplo y utilicé los $ por ser una moneda estándar en muchos países.

Los imprevistos son para todo aquello que no es un gasto fijo como  puede ser:

  • Enfermedades
  • Regalos
  • Actividades sorpresivas
  • Arreglos en general  
  • Etcétera

El ahorro se debe definir para una meta a lograr en familia, ya sea para corto o largo plazo, por ejemplo algún paseo o arreglos a la casa y es recomendable se guarde en una cuenta totalmente independiente a la familiar.

La lista de gastos es diferente en cada familia por lo que debes agregar tanto como sea realista para ustedes.

Te agrego otros posibles gastos para que tomes en cuenta y así personalicen su presupuesto.

  • Cortes de cabello
  • Compras menores (pan, leche, etc)
  • Mesadas
  • Apoyo a familiar o algún obra de bien social
  • Deudas fijas menores (pago al almacén o polaco)
  • Comidas
  • Compra de vestimenta en general
  • Dinero para la esposa (si es ama de casa) aunque sea algo representativo, es sumamente importante.
  • Etcétera  

Una vez realizada estas listas es sumamente sencillo, a las entradas le restas las salidas y si te queda restante,  tus finanzas están muy sanas y puedes disponer de ese excedente, pero  si tus salidas sobrepasan tus entradas (lo más común) tus finanzas NO están sanas y deben tomar medidas lo antes posible.

Estas recomendaciones son en realidad muy fáciles de aplicar una vez que las aprendes, pero sé que es un tema muy difícil para ciertas mujeres (en especial), si sus parejas son herméticos con el tema del dinero.

Pero con mucha sabiduría y amor de por medio se puede llegar a una buena comunicación.

Si ya para este momento tu familia está en problemas financieros serios, no duden en buscar ayuda y solicitar consejería en esa área, hoy día es un tema muy común y ya existen muchos recursos al respecto.

Si aún están a tiempo empiecen a tomar medidas HOY y evítense un dilema familiar que muchas veces por no trabajarse, a llevado a muchas parejas al divorcio o separación.

Que te parece este tema? Cómo andan esas finanzas familiares?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *