Relaciones de pareja

El divorcio, nuestra única opción ?

Como todo matrimonio o relación de pareja estable alrededor del mundo hay períodos en los que los problemas, las presiones, la falta de compresión de uno hacia el otro, el creer que ya no hay amor, situaciones financieras difíciles y muchas otras nos llevan a pensar que la única solución posible es el divorcio.

En los periodos más oscuros y difíciles de mi matrimonio esa opción me parecía como la más atractiva y fácil de todas y pensamientos tentadores venían a mi mente.

Tengo razones de sobra para querer el divorcio

  • Al cabo nacimos para ser felices.
  • Yo no me casé para esto.
  • Yo puedo estar feliz estando sola.
  • Él no me hace feliz.
  • Esto es un infierno.
  • Al final resultó ser otra persona distinta a como yo creía.
  • Y otra gran cantidad de pensamientos que muchas de nosotras sabemos pasan por nuestra cabeza.

Teniendo esto en mente obviamente cada vez que entrábamos en crisis mi opción era separarme inicialmente (de hecho lo hicimos) y luego ya vendría el divorcio.

Esto ya que no veía solución alguna a nuestros problemas, la comunicación era casi imposible, la falta de comprensión de uno al otro inexistente, los resentimientos y falta de perdón interminables, en fin todo siempre apuntaba a que esa era la mejor opción.

Sin embargo como comenté en uno de mis post anterior mi esposo siempre luchó y ha luchado por mantener la relación matrimonial ya que tiene muy claro sus principios y valores morales; así como religiosos en esa área, por lo que siempre ha luchado por buscar soluciones, a pesar de que obviamente colaboraba en gran manera con los problemas de igual forma.

Cuando la palabra separación o divorcio aparecía en la mesa siempre abogaba por la solución de los conflictos, yo por el contrario era terca y empecinada en que esa era la única solución.

El divorcio debe ser la úlitma opción

No fue hasta muchos años después y de mucho escucharlo que entendí que mientras esa palabra siguiera existiendo como una posibilidad no íbamos a buscar realmente arreglar nuestras diferencias.

Mientras tengas una opción B latente, un como huir por la derecha, un escape “sencillo” a no enfrentar y lidiar con tus problemas siempre será la opción ideal,  el camino fácil.

En el momento que decidan que el divorcio No es parte de una opción, todo cambia y empiezas a ver cómo hacer para resolver las situaciones ya que te espera toda una vida con esa persona, te acuerdas hasta que la muerte nos separe, esa promesa que hicimos un día, y no será nada fácil ni agradable vivir así, por el contrario quien quiere vivir con una enfermedad constante hasta su muerte?

Todos buscamos como curarnos o al menos como sobrellevar el dolor y tener la mejor calidad de vida posible.

Fue ahí donde todo empezó a mejorar y se cambió de rumbo, ya que ante cada crisis, sí o sí hay que buscar cómo resolver, como ceder, como entender el punto de vista y sentimientos del otro, claro suena sencillo pero nada fácil de poner el práctica.

Días muy duros y complicados, de mucho llanto, emociones y sentimientos encontrados en mi cabeza, pero como no hay otro camino que únicamente resolver, entonces empiezas a bajar tus armas, abrir tus oídos, a escuchar y no solamente oír, a ponernos en los zapatos del otro, a ceder y entender que no tengo la verdad absoluta, a dejar el orgullo y a priorizar lo realmente importante, la relación y todo lo edificado como familia.

Y es ahí donde te das cuenta que no todo es tan terrible como pensabas, que hay mucho que rescatar, que hay más cosas buenas que malas en esa persona, que vale la pena luchar y seguir construyendo un hogar estable y sano para nosotros y nuestros hijos.

Que todo en esta vida tiene solución, siempre y cuando estemos jalando la carreta hacia la misma dirección, aunque la carga sea muy pesada y se avance lento, se puede,  pero si un buey jala hacia un lado y el otro hacia la el otro no habrá forma que la carreta avance y esto es una carrera que iniciamos como equipo y así mismo debemos terminarla.

Nada de esto quiere decir que por no haber otra opción que el seguir juntos, debemos aguantar, soportar humillaciones o agresiones de ninguna índole, todo esto va dentro del marco del respeto y situaciones normales que vive una relación.

Cuando se rompe cierta línea de respeto con algún tipo de violencia (física, verbal, emocional), infidelidad,  o situaciones mucho más serias el asunto cambia y el divorcio puede ser la única o la más sabia decisión, claro cada relación es un mundo aparte y hay mucha tela que cortar y solamente tú sabrás en qué posición estás.

Cada cierta cantidad de años se dan etapas y trae sus crisis, y los problemas cambian, pero la madurez y la experiencia deben ser nuestras mejores maestras.

Las situaciones difíciles no desaparecerán nunca ya que cada etapa son retos diferentes (hijos grandes o pequeños, nietos, responsabilidades, hipotecas, meno y andropausia, dinero etc).

Debemos aprender del pasado y si en el fondo aún hay amor de por medio,  y si los dos desean seguir juntos, pues es tiempo de arrollarse las mangas, dejar el orgullo que es el peor consejero, y buscar soluciones con ayuda externa porque es evidente que en ciertos periodos entre la pareja únicamente ya se agotaron las opciones.  En este punto es muy importante donde buscamos ayuda.

Recuerda que mientras el divorcio o separación esté sobre la mesa siempre será la solución más tentadora, así que debemos aprender  a No verlo como una opción.

Si en este momento estas atravesando un situación difícil en tu relación de pareja, te pido hagas un alto, tómate un tiempo prudente para pensar, lee los post anteriores a este para que amplíes tu mente y  sepas que no estás solas, siéntate hablar con tu pareja con la cabeza fría y pídele a Dios mucha sabiduría para poder llevar una buena conversación y toma de decisiones.

Déjanos saber tu experiencia u opinión al respecto, ya que somos miles en el mismo barco.

6 Comentarios

  • Marianella

    Bueno ciertamente cuando dos quieren todo se logra en una relacion el problema es cuando un lado de la pareja ya no quiere nada.
    Aveces pensamos que es el fin un fracaso una mancha pero tal vez es el inicio de un cambio y una fuerza que te dice tu puedes y sola podras.

    Ese fue mi caso ,mi pareja no quiso seguir por mas que fuimos a consejeria y bueno no me quedo mas que continuar camino sola ,pero Dios me Bendijo y ayudo a salir adelante y aqui voy con una nueva union de 7 años ya caminando juntos y luchando.

    • karqueca

      Exactamente, se necesitan dos para jalar la carreta, uno solo es imposible en pareja. Definitivamente nuevos comienzos muchas veces son necesarios y la actitud con que se enfrenten es la clave para salir adelante, todo cambio es bueno si se sabe manejar y se le saca lo positivo.
      Excelente por tu nueva relacion y bendiciones para ella. Gracias por dejar tu comentario y compartir con nosotras en esta comunidad !!

      • Ana López

        Coincido en mucho contigo,pasé por un divorcio largo,triste y muy difícil.Hoy en día pienso que la inmadurez de ambos y el orgullo influyeron mucho. Ahora vivo en segundas nupcias y cuando vienen asperezas a nuestra relación,mi actual esposo y yo las limamos y no tenemos el divorcio por opción,ya que el también es divorciado y eso nos ha dejado una gran lección! Los desacuerdos entre la pareja siempre van a existir y se trata de resolverlos en vez de engrandecerlos, excelente artículo Karina. Gracias!

        • karqueca

          Hola, hola, gracias por compartir parte de tu historia y cómo fue y ha sido de aprendizaje para tu presente, te agradezco tu comentario y dejarme saber que te gustó y te identificaste en algún punto. Bendiciones para tu relacion !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *