Crecimiento Personal

Estaré deprimida?

Este viaje inicia en mi vida de manera muy sutil y poco a poco, en donde ni yo misma entendía lo que estaba sucediendo, pero defitinivamente la depresión no pasaba por mi mente. Siempre he sabido que soy una persona que le cuesta lidiar con el estrés y la presión, y por mucho tiempo estos me dominaron.

Desde hace unos años he tenido cambios muy significativos en mi vida y a mi entender estaba lidiando con ellos “de la mejor manera”:

  • El haber tenido un cambio extremo de vida hacia algunos años (de la cuidad al campo)
  • Aislarme demasiado debido a la mudanza
  • Acercarme a mis 40
  • El haber dejado un trabajo que amaba

Sin embargo, el último cambio de pasar de mujer trabajadora a ama de casa, me estaba causando un cansancio extenuante continúo, a pesar de que no era para tanto a mi parecer.

Mis problemas estomacales (estreñimiento crónico) y un dolor constante en mi colon me tenían muy preocupada, una caída extrema de cabello, así como muchas otras dolencias menores pero persistentes.

¿Cómo inició todo?

La falta de energía y el agotamiento te minan poco a poco,  ya que dejas de sentir que eres tú misma, a esto se le sumaron deseos de llorar sin razón alguna, y un profundo vacío o hueco en tu interior que no logras explicarte y te causan sentimientos de culpa terribles,  ya que en realidad en mi caso no había razón alguna porque sentirme así.

  • Tengo un esposo maravilloso
  •  Dos hijos sanos y sin queja mayor
  • Casa y familia estable

 No tengo todo lo que deseo en la vida pero muy agradecida con lo que la vida me ha dado.

Definitivamente muy por encima de situaciones realmente difíciles de muchas otras personas, además conociendo a un Dios grande en Amor y Misericordia, siendo creyente y sabiendo todo lo que Dios me promete

Cómo me podría sentir asi??

Estas interrogantes constantes en mi cabeza no me ayudaban en nada, sino más bien me causaban aún más sentimientos de culpa.

Después de visitar doctor tras doctor para encontrar alivio a mis molestias físicas y recibir como respuesta de uno tras otro que los exámenes salieron bien y desde luego la pregunta de rigor:

Es usted muy estresada? O Está sometida bajo mucha presión?

Empecé a sentirme aún peor ya que no lograban decirme el porqué de mis malestares y principalmente cuál era mi problema y poder así tomar algún medicamento y seguir con mi vida.

Así pasaron varias semanas y meses en donde tenía días buenos y otro no tanto, pero siempre enfocada en mis problemas físicos como causa  de mi malestar  y lidiando con la fatiga a como mejor podía.

Trataba de ejercitarme a diario ya que era una meta que me había trazado un tiempo atrás, pero definitivamente era lo último que deseaba hacer ya que la energía en mi cuerpo era nula y esto venía a sumar más sentimientos de culpabilidad a mi lista, ya que pensaba:

  • Karina que perezosa eres
  •  Ahora tienes tiempo de sobra
  •  Ya ni siquiera trabajas
  • Como vas a bajar esa panza sin hacer nada.

En fin uno y otro pensamiento constante que lejos de ayudar obviamente me minaban más.

Fue hasta que mi esposo me llevó al gastroenterólogo a realizarme una colonoscopia para buscar la causa de mis problemas de colon que recibí la respuesta a mis problemas, después de terminar la prueba y despertar el doctor nos explicó ampliamente que existían factores físicos los cuales habían que descartar para mi problema.

También existían factores emocionales que podrían causar mis síntomas, y desde allí empecé a sentir que la respuesta que vendría no me agradaría ya que deseaba de todo corazón que me dijeran tienes este problema en tu sistema  y con este medicamente te vas a curar.

Totalmente irracional, no?

Quien quiere que le digan que está enferma?

Pero bueno es la verdad, y por el contrario nos dijo que físicamente todo estaba perfecto y que habían personas que les costaba más manejar las diferentes situaciones de la vida y que no hay razón científica que explique porque el colon recibe las consecuencias…… y bueno que me iba a recetar algunas cosas para ayudarme con mis síntomas fisicos y sentir alivio y un tratamiento por mínimo por tres meses para lidiar mejor con todo y bueno al final estos terminaron siendo antidepresivos, que en primera instancia rechacé por completo y en otra publicación le contaré el porqué.

Mi nueva realidad era que estaba atravesando una depresión y mi cuerpo estaba somatizando como medida de defensa ya que ni yo misma sabía lo que estaba pasando y mucho menos como lidiar con ello.

El shock inicial ante la palabra depresión fue mucho tanto para mí como para mi esposo, que en todo momento estuvo conmigo buscando respuestas y formas de apoyarme para hacerme sentir bien.

El camino ahora debía ser otro y mi esposo tomó la decisión por mí ya que definitivamente yo no estaba en un buen lugar emocional para saber qué hacer, siguiendo el consejo del doctor decidió buscar una psicóloga para ayudarme a descubrir causas y principalmente herramientas que me ayudaran, así mismo el tratamiento indicado que tomé durante dos meses.

Está de más decir que después de esa cita lloré mucho todo el camino a casa y más porque no entendía como yo misma me estaba causando tantas molestias físicas y verdaderas a mi cuerpo y cómo Yo podía tener depresión?

Depresión

Cómo habíamos gastado tanto dinero en citas médicas y medicamentos para que varios doctores me dijeran que era estrés? Porque me sentía tan infeliz y vacía y solo deseaba dormir y llorar?

Ahí entendí lo que muchas veces había escuchado, lo terrible que es sentirse así, que no entiendes que es lo que te pasa, y como dejas de ser tu misma poco a poco.

El tener que aceptarlo fue sumamente duro para mí, ya que siempre me había considerado una mujer muy fuerte y principalmente porque en mi familia hay una historial muy duro en esa área y eso me causaba muchos temores que yo misma me infundí y que a la larga estaban muy lejos de mi realidad.

Todas tenemos una historia diferente con la depresión y hay cientos de factores muy diferentes que nos afectan a unas en comparación con otras, tus síntomas pueden ser diferentes, algunas tenemos causas específicas ya bien identificadas y otras simplemente no entendemos el porqué nos sentimos así.

Esta es mi historia y a lo mejor de identifiques con parte de ella, pero definitivamente sé que miles y miles de mujeres alrededor del mundo hemos pasado por allí y lamentablemente seguirán pasando.

Es por esto que decidí abrirme en este tema tan personal y compartirlo con otras, porque quiero que sepas que No estás sola, que es normal y que lo bueno de esta historia es que si hay salida, si se puede salir adelante de la depresión y aunque a veces el camino no es fácil ni sencillo, sí se logra, y en mi próxima publicación te compartiré lo que en mi caso me ayudó y sigue ayudando día a día. 

Espero este escrito te sirva como terapia al igual que a mí y nos dejes saber en los comentarios tu experiencia ya que somos muchas mujeres en la misma carrera.

Mujeres Valientes y Esforzadas!

Sí se puede salir de la depresión

2 Comentarios

  • Dayana

    Precioso Kari, definitivamente que tienes que alcanzar más personas con una palabra de motivación, que Dios te bendiga y te de muchas fuerzas para seguir adelante.

    • karqueca

      Gracias a ti por comentar y dejarme saber que anduviste por aquí. Dios abrirá camino a donde me quiera llevar con los dones que El me ha dado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *