Crecimiento Personal

10 Formas de perdón que debes iniciar HOY !

Porque el perdón es una de las herramientas más liberadoras que tiene el ser humano, nos libera de la opresión, de estar llevando a otra persona a cuestas, nos libera de raíces de amargura y de odio, nos libera de esa sensación horrible en nuestra alma y corazón, nos libera de ese sentimiento o recuerdo doloroso y constante.

 Es por esto que perdonar es sumamente sanador y liberador y nos permite vivir la vida con mayor plenitud.

A este punto probablemente ya tengas en mente quien es esa persona que necesitas perdonar y talvez hasta sean varias, pero quiero decirte que eso será para un paso dos, ya que esa persona a quien debes empezar a perdonar hoy mismo es a ti misma, si leíste bien, a TI MISMA.

 Primero debemos empezar por casa para luego seguir con los demás.

Así que aquí te comparto algunas razonas por las cuales te tienes que perdonar, en algunas te identificarás al cien y en otras no tanto, haz un análisis y decide estar bien con la única persona que despertarás el resto de tu vida, Tú.

TUS 10 Formas de Perdón

1. Me perdono por no verme en el espejo más seguido y no ver más allá:

Muchas veces no nos gusta el reflejo que nos da el espejo y muchas hasta odian lo que ven al frente, y esto se refiere específicamente al aspecto físico que se nos refleja y  con el cual estamos inconformes.

Esto ya que no aprendemos a ver más allá de lo meramente físico y lo que la sociedad nos bombardea diciendo con estereotipos y modelos que se supone debemos de ser o acercarnos para ser felices, se nos olvida entender que la piel, la grasa y las dimensiones no nos definen como personas, no muestran en absoluto lo que llevamos por dentro.

Estos factores no miden nuestros sentimientos ni nuestra capacidad de dar amor al mundo, no mide nuestra capacidad intelectual o creativa, no nos definen como personas, ni mucho menos muestra nuestros valores y creencias.

Mujer frente al espejo
Mira más allá de lo físico

Tal vez dirás “pero eso no lo entienden los demás y nos juzgan simplemente por nuestra apariencia”, pero a decir verdad no tienen por qué entenderlo, porque no te conocen, y si tú misma lo dudas, tú misma no sabes tú identidad en Cristo (como nuestro Salvador), tú misma dudas del gran valor que tienes como mujer, si tú misma no deseas reconocer tu verdadera belleza no puedes esperar que los demás lo descubran.

 Sin embargo estoy segura que muchas personas sí logran apreciar todo eso en ti y tú no lo ves. Así que perdónate hoy mismo por ello y empieza a verte al espejo de forma mucho más profunda, para de creer a partir de hoy que tú reflejo en el espejo te define como persona.

Debes empezar a cambiar de actitud y abrir tu mente, pensamientos y disposicion a cosas nuevas, positivas de bienestar, a informacion de crecimiento personal y informacion que te conecte con el plan del Creador para tu vida.

2. Me perdono por no escucharme y tropezar con la misma piedra una y otra vez:

El conocimiento es poder, y cuando no recibimos la información adecuada y de valor no tenemos herramientas con que discernir entre lo conveniente y lo dañino.

Cuando esa información  te ha enseñado lo contrario, que debes aguantar, que debes ser sumisa, que eso es amor, o cuando lo has visto desde niña como algo normal no tienes la información correcta en ti para tomar decisiones sanas y en donde la prioridad seas tú y tus sentimientos.

En donde tú valor prive por sobre los demás.

Cuando sientes miedo por el que dirán, cuando te da miedo la soledad o la independencia, cuando crees que sola no podrás, cuando no deseas salir de tu zona de confort a pesar que esta sea un infierno, cuando la costumbre es más fuerte que amor propio.

Cuando no sabes cómo levantar tu voz de derechos por encima de otros, cuando estos ciclos se vuelven parte de tu vida, es tiempo de perdonarte y empezar a tomar las decisiones que sabes debes tomar aunque sea muy probable que el camino no será nada fácil.

Es tiempo de empezar a recibir información nueva y renovada en donde puedas descubrir tu verdadero valor como mujer y en donde tropezar y caer ya que es necesario pero nunca quedarnos en el suelo y en donde no puedes seguir tropezando con el mismo obstáculo una y otra vez.

Me perdono porque talvez no contaba con la información correcta para hacerme valer o con el valor suficiente en mí para hacer valer la información correcta con la que contaba.

3. Me perdono por no tener tiempo para mí:

Durante siglos hemos aprendido que la mujer es base fundamental de la familia y que es nuestra obligación y satisfacción responder a todas las demandas de los miembros de ella.

Cómo si esto no fuera poco también debemos responder a las necesidades de otros seres queridos, de amistades, de nuestra comunidad, de nuestra iglesia y cuanta gente nos pueda llegar a necesitar y que nosotras podamos brindar nuestra ayuda.

 Esto no está mal siempre y cuando eso nos hace sentir bien y no sea una carga muy pesada para nosotras, pero en ese camino olvidamos muy fácilmente que nosotras mismas necesitamos nuestro propio tiempo.

Mujer leyendo
Este tiempo es una Inversión
a nuestra estabilidad general

Tiempo para pensar, para reflexionar, para llorar, para respirar profundo, para leer, para realizar una manualidad, para un café, para conversar con una amiga, para cuidar de nosotras mismas.

Simplemente para no hacer nada, pero sin nadie alrededor que nos esté interrumpiendo cada 5 minutos.

Simplemente para no hacer nada, pero sin nadie alrededor que nos esté interrumpiendo cada 5 minutos.

Este tiempo es sumamente necesario e importante, ya que siendo pieza fundamental en muchas áreas y para muchas personas, si no estamos bien no podremos dar lo mejor, si únicamente estamos concentradas en otros no podremos conocer nuestras necesidades.

4. Me perdono por No decirme cuanto Me Amo:

Esto es algo que nadie nos enseña, que damos por hecho, que no tenemos otra opción que querernos, pero como cualquier otro ser humano que necesita sentirse querido y le agrada escucharlo, nuestra niña interior también necesita escucharlo de vez en cuando.

El corre corre de la vida y la demanda de nosotras hacia tantas áreas de nuestra vida en donde debemos estar presentes nos hace olvidar que nosotras necesitamos sentirnos queridas y reconocidas por nosotras mismas.

Si tú misma no te recuerdas cuanto vales y cuanto te amas, como pretendes que otros lo hagan?

Así que mujer, empieza hoy mismo a decirte cuanto te amas, será extraño o raro en un inicio, pero te aseguro que luego será parte de tu rutina y ese amor se verá reflejado en otras áreas de tu vida y por ende en la convivencia con los demás.

5. Me perdono por poner mi salud como un pendiente y no una prioridad:

Muchas pueden estar leyendo esto y estar sufriendo las consecuencias por no haber aplicado este perdón en el momento oportuno, pero nunca es tarde y hoy es el día de entender que nuestra salud es y debe ser siempre una prioridad.

Mujer enferma
No esperes a que sea tarde

Al igual que la de cualquier otro miembro de nuestra familia, nuestra salud es sumamente importante, pero cometemos el grave error de pensar que somos la mujer maravilla y que esa molestia, ese dolorcito, esa pelotita o ese sentir en nuestro interior son pasajeros y nada pasará.

Nos engañamos al pensar que no tenemos tiempo para ir al médico, que no podemos gastar en medicamentos porque el dinero se necesita para otras cosas, que es más importante hacer esto o aquello en lugar de ir a chequearnos, en fin mujer entiendes perfectamente lo que te digo y por favor perdónate hoy y revisa tu salud lo antes posible.

6. Me perdono por haber callado:

Calladita más bonita, la mujer debe ser sumisa, el varón es la cabeza del hogar, mejor no digas nada para no hacer problemas, esas son algunas de las vocecitas o creencias en nuestra cabeza para no expresar nuestros sentimientos.

O ha sido nuestro pensar para no levantar nuestra voz (no quiere decir gritar) y defendernos ante diferentes situaciones, para no atrevernos a decir que no estamos de acuerdo, o simplemente permitimos que saquen sus propias conclusiones o aseveraciones sobre nosotras que muchas veces están muy lejos de la realidad, pero callamos.

Mujer con boca tapada
Es tiempo que empieces hablar

Es hora que te perdones porque talvez así te criaron, ese fue el ejemplo que viste en tu vida, has aprendido que eso era lo mejor para lidiar con diferentes situaciones, pero hoy tienes información nueva para tu bien y debes aprender que está bien expresar lo que sientes, que es necesario, que está bien decir No cuando así lo sientas necesario.

Que tu voz merece ser escuchada, que tienes derecho a defenderte, y que el guardar silencio es más una cuestión de sabiduría y muchas veces de dominio propio, pero hay que hacerlo en el momento adecuado, pero si callas cuando debías haber levantado tu voz y merecías ser escuchada entonces debes empezar a trabajar en ello.

7. Me perdono por no gastar en mí:

Como administradoras del hogar tenemos el control y distribución del dinero la mayoría de las veces y aunque el dinero casi nunca sobra sino por el contrario debemos saber distribuirlo muy bien para poder cubrir con todo lo necesario, sabemos que cuando ocupamos cubrir un gasto extra o un antojo de nuestros hijos, de una u otra forma logramos sacar ese dinerito.

Por el contrario, resulta que si es para un gusto nuestro no hay forma que lo logremos, porque siempre hay algo más importante en que priorizarlo y nuestros gustos o incluso necesidades quedan siempre desplazadas al cuarto o quinto lugar.

Así que hoy te invito a perdonarte por hacer esto pensando que es lo mejor para tu familia, porque no es así, tú mereces al igual que cualquier otro miembro de la familia, tú tienes necesidades y gustos que complacer también, tú mereces recibir recompensas de vez en cuando.

Esto es sumamente importante, lo creas o no,  ya que esto te hace sentir valorada, reconocida y sientes que todo el sacrificio tiene una recompensa no solo emocional sino también material, que si bien no es lo primordial, obviamente, es muy necesaria y justa para todo ser humano.

8. Me perdono por mentirme:

Muchas veces el engañarnos a nosotras mismas es la escapatoria que encontramos para no enfrentar nuestra realidad, para no tener que sacrificarnos, para evitar pasar por ese proceso que sabemos será doloroso, para pretender que todo está bien, o que pronto estará mejor, el querer creer que ciertas situaciones o personas cambiarán.

 Hoy debes identificar en qué áreas te estás mintiendo y debes perdonarte por ello, porque quizás ese era tu método de defensa o auto engaño que te hacía sentirte bien momentáneamente.

Una mentira nunca será de bien, únicamente retrasa lo inevitable y es solo una cortina de humo momentánea.

 La verdad tarde o temprano saldrá a la luz, así que deja de engañarte y sé valienta y enfrenta tu verdad, que entre más rápido lo hagas más pronto podrás trabajar en ella.

9. Me perdono por ser tan dura conmigo:

La gran mayoría de veces tenemos la tendencia a ser condescendientes hacia los demás, a tratar de comprenderlos, de ponernos en sus zapatos, de brindar la mano de ayuda a quien lo necesite, a escuchar con calma para que la amiga se desahogue, a salir corriendo a resolverle cosas a nuestros familiares y amigos, en fin una lista que podría ser muy larga.

 Esto siempre hacia otros, pero casualmente no somos así para con nosotras mismas, nos juzgamos rápido y duramente, somos poco tolerantes con nuestros errores y muchas veces nos exigimos mucho.

 Así que perdónate mujer, y empieza a ser menos exigente contigo, esto sin pasar a ser conformista, da siempre lo mejor de ti y haz lo mejor que puedas con lo que tengas, pero no te exijas más de lo que puedes dar.

No te presiones más de la cuenta, aprende a vivir un día a la vez, dando lo mejor de ti y si las cosas no salen como planeas, analiza que salió mal y simplemente ajusta el plan para obtener diferentes resultados.

 No te castigues a ti misma. No eres perfecta y ni lo llegaremos a ser y tampoco puedes con todo y eso está bien.

10. Me perdono por no salir de mi zona de confort:

  La vida es una rutina o ciclos en los que entramos y salimos cada cierto tiempo, y ahí nos vamos acomodando a como mejor podamos, entonces cuando menos nos percatamos estamos muy cómodas y conformes a como nos acomodamos en nuestro diario vivir, y olvidamos presionarnos sanamente para buscar mejorar.

Debemos incomodarnos para buscar subir de nivel en cualquier área, para buscar lograr hacer realidad ese sueño o anhelo que hay en nuestro interior.

Mujer subiendo una pared
Es hora de empezar a subir

No nos agrada la idea de incomodarnos o tener que sacrificarnos y entonces salir de esa zona de confort en la que nos sentimos seguras muchas veces es muy difícil.

Ten muy presente que el que no arriesga no gana, para surgir hay que avanzar y para ganar hay que arriesgar, así que mujer tienes mucho potencial dentro de ti y mucho más que dar.

Busca dentro de ti o probablemente ya tengas esa idea o proyecto en ti desde hace mucho, así que busca hacerlo una realidad, te aseguro que no te arrepentirás.

 Talvez no será fácil pero la satisfacción de intentarlo y hasta de fracasar será grande, porque recuerda que:

El experto ha fallado más veces de lo que un principiante lo ha intentado”

Esto que estás leyendo es el resultado de obligarme a salir de mi zona de confort y arriesgarme a desarrollar un blog, un tema totalmente nuevo para mí y con muchos retos para que pudiera ver la luz.

 No tengo la menor idea de a donde me llevará, pero sé que siempre me quedará la satisfacción que lo intenté y no me quedé ¿con que hubiera pasado?

Así que mujer “No le temas al fracaso, témele a la zona de confort“.

Estudia con calma cada punto y decide trabajar en ellos poco a poco e ir conociéndote y  descubriéndote cada día, porque nunca es tarde para hacer cambios y siempre podemos buscar ser una mejor versión.

Perdonáte y sé libre !!

Cuéntame y compártenos que otros puntos también debemos agregar y cómo te va con alguno de los anteriores. Bendiciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *